Mes: noviembre 2014

EL ¿TERRIBLE? DOBLE CHECK AZUL

Posted on Actualizado enn

IMG_20141106_180835Como la mayoría de vosotros sabréis, la nueva actualización de whatsapp incluye un nuevo servicio, el llamado doble check azul, que nos permite saber si nuestros destinatarios han leído nuestros mensajes. No hay más que echar un vistazo a las redes sociales para observar el gran impacto que ha tenido este fenómeno, un impacto, en líneas generales, bastante negativo, a juzgar por la enorme cantidad de comentarios referentes a los posibles problemas en nuestras relaciones sociales (sobre todo en nuestras relaciones de pareja) que esta nueva “mejora” puede llegar a ocasionar.

Pero, ¿es realmente el doble check una amenaza?

Lo cierto es que vivimos en una sociedad en la que durante los últimos años, gracias al desarrollo en múltiples áreas como la tecnología o la medicina, se ha acentuado una tendencia a la sobreinformación, al hipercontrol y a la inmediatez de respuestas.Hemos aprendido a beneficiarnos de estos avances, convirtiendo nuestro mundo en un espacio más seguro y cómodo, pero igualmente hemos aprendido a tolerar peor la incertidumbre y el malestar. No hay más que pensar en lo estresante que nos resultaría hoy en día quedar a una hora en un sitio con una persona y no disponer de nuestro teléfono móvil o soportar ciertos dolores físicos sin tener a mano esos medicamentos cotidianos que nos puedan aliviar.Parece como si persiguiéramos ese ideal utópico de felicidad plena en el que nada ni nadie nos debería perturbar y todo, absolutamente todo, debería estar bajo nuestro control.
Es precisamente esa necesidad de control la que nos ha llevado a la creación del doble check azul. Necesitamos saber si nuestro destinatario ha leído nuestro mensaje, pero al mismo tiempo, muchos de nosotros no sabremos gestionar la incertidumbre que sentiremos al constatar que el mensaje ha sido leído pero no contestado, llevándonos esto, a menudo, a emociones de enfado, malestar, ansiedad o tristeza, así como a maldecir a partes iguales al condenado doble check y a nuestro destinatario. Está claro que la parte positiva de esto es que al atribuir la responsabilidad de nuestras propias emociones a terceros nos la quitamos a nosotros mismos, no obstante, la realidad nos muestra que a largo plazo a lo que nos lleva este proceso es a lo que tanto están temiendo los internautas: al deterioro de nuestras relaciones sociales, así como de nuestro propio autoconcepto.
Llegados a este punto es importante recalcar que los únicos responsables de nuestras propias emociones somos nosotros mismos, en la medida en que pensamos de una manera o de otra sobre las situaciones que vamos experimentando. Por tanto, desde este enfoque, la amenaza no sería el doble check azul, sino nuestros propios pensamientos. La suerte es que, con el entrenamiento adecuado, estos pensamientos que muchas veces nos hacen daño pueden llegar a ser modificados, llevándonos a experimentar emociones más positivas y a incrementar por tanto nuestra calidad de vida, con independencia de la existencia del doble check o de todas aquellas situaciones que a priori nos parezcan complicadas.

Lucía Pol González

Anuncios